domingo, 3 de febrero de 2019

33 Gala de los premios Goya

La gala de los premios Goya 2019 ha sido la mejor de los últimos años, algo que ya predispone a la benevolencia con el reparto de premios, aunque este año la benevolencia no es necesaria: los premios importantes se los han llevado quienes se los tenían que llevar: el inmenso Antonio de la Torre de "El Reino" y Susi Sánchez por "La enfermedad del domingo", con un trabajo soberbio. Por cierto, atención a Greta Fernández, hija de Eduard e inminente estrella. Al tiempo.
Aunque, como era de esperar, el Goya a la mejor película no se lo ha llevado la mejor película, sino una bienintencionada y tierna oda al cine de Capra, en perfecta coordinación con el éxito en taquilla. "Campeones" es agradable a la vista, lacrimógena sin excesos y útil para hacer entender que algunas personas no dejan de serlo por tener sus capacidades organizadas de acuerdo a criterios distintos a los habituales. Fesser toca bien las cuerdas sensibles del espectador y el espectador lo agradece.
El premio a la mejor actriz revelación para Eva Llorach es justicia a borbotones, la actriz murciana se come a la insulsa Najwa Nimri, algo fácil, y a Natalia de Molina, algo difícil, muy difícil.

La gala fue, por primera vez en años, la Gala. Después de muchos bochornos, Andreu Buenafuente y Silvia Abril demostraron que se pueden hacer cosas dignas y entretenidas, sin necesidad de insultar la inteligencia de los que queremos ver al cine español en lo más alto siempre, siempre, siempre. Y tampoco es necesario abusar de nuestra paciencia, de verdad.
Bien la Gala, bien los premios, muy bien la gente que no tuvo miedo a expresar compromiso político y social en voz alta.

¡Hasta el año que viene!

domingo, 28 de octubre de 2018

Notas de un blogger

1.- He tratado de seguir ese programa de David Broncano, "La resistencia", y me ha parecido una tremenda idiotez sin gracia alguna.
2.- A los preocupados por el Procés les diría que tienen razón. Yo estoy muy preocupado.
3.- Zumba es la última perversión capitalista. Mario Vaquerizo lo practica, con eso está dicho todo.
4.- Sigo con mi reciente costumbre de dejar pasar el tiempo mirando obra y obreros a la manera de los señores mayores.
5.- La nota 5 queda desierta por decisión unánime del jurado de este festival.
6.- Siempre nos quedará el cine clásico (en blanco y negro, sin desnudos de las actrices ni palomitas)
7.- Ciclogénesis de hormonas en las proximidades. No hay nada como la juventud descerebrada y libre de ataduras morales.
8.- Después de todo, el cachopo no era más que un fraude. Adrià tenía razón y yo seguiré devorándolos a la menor oportunidad.
9.- Empieza el Clásico.
10.- El miércoles firmé con mi hermana la aceptación de la exigua herencia de mi madre, que incluye la casa en la que vivo y su ausencia. Muy tempranamente tuve el deseo de irme lejos, al final quedo como el guardián solitario de lo que quiso ser un hogar familiar.
11.- Madrid, cada día que pasa te quiero más.
12.- Gol de Coutinho.

miércoles, 23 de mayo de 2018

La carta

A veces me pierdo con Kichi, pero sigo pensando que es un tipo honrado, como mi alcaldesa, que también me despista mucho.
De todos los ayuntamientos del cambio, solo el de Madrid y el de Valencia han cumplido razonablemente las expectativas de "la gente", no todas, pero partes importantes, sí.
Desgraciadamente, no se puede decir lo mismo de la politica nacional, con una decepción detrás de otra, salvo un discurso memorable de Irene Montero en su estreno como portavoz parlamentaria. Eso no da para seguir como hasta ahora.
El monumental desastre en la gestión del asunto de la casa, es solo el último de los grandes errores cometidos por ciertos dirigentes de Podemos, que no son comparables de ninguna manera con la trama mafiosa que ha sustentado a fuerzas como el PP o CiU, pero sí suficientes para permitir que se oxigene un espacio político necesario, con nuevas caras y mejores formas. Sería un hermoso gesto de nueva política, una lección inolvidable para los "de arriba".

martes, 10 de abril de 2018

Poesía - Jorge Arbenz

Mi dni caducará en dos mil
veintisiete cuando yo tenga
sesenta y tres años y Cristina
(piedras de fuego verde bajo
los párpados)
me haya olvidado No yo No a ella
Pensaré
La observaba cuidando a mi madre mientras me enamoraba con la tranquila alegría del hombre que declina

lunes, 3 de julio de 2017

Poesía - Jorge Arbenz

Qué tentación tan grande
relacionarme con todos
Decir "Cuánto os echo de menos"
sabiendo
todos
que es mentira
A mis vecinos
les diría que los detesto
Y sería
el hombre más feliz del mundo
al experimentar
la valentía por primera vez
Hasta ahora no
he hecho más que
mirar
escuchar
la lluvia Los
ojos cerrados y el temor a
Dios
enhiesto