sábado, 27 de agosto de 2016

Pedicura en blanco y negro.



La edad dorada de Hollywood: Joan Bennett y Edward G Robinson en una de las escenas fetichistas más fascinantes de la historia del cine. "Scarlet Streeet", 1945.

lunes, 15 de agosto de 2016

La película sobre Nietzsche.

Mis recuerdos de Friedrich Nietzsche se remontan a una película sobre su vida que vi a los quince años, más o menos, cursando primero o segundo de BUP: me pareció insoportable.
No sería hasta la lectura guiada de "Así habló Zaratustra" y, un poco antes, de "La gaya ciencia", que empecé a interesarme por el filósofo alemán. A interesarme como me intereso yo por casi todas las cosas, por un período breve de tiempo.

El caso es hace pocos días tuve la oportunidad de ver de nuevo la película, de la que no recordaba título ni actores, y resulta que está dirigida por Liliana Cavani, figura completamente sobrevalorada, aunque icónica, del cine europeo de finales del siglo pasado. La película, titulada "Más allá del bien y del mal", volvió a parecerme insoportable, pero me acordé de aquellos tiempos nefastos en los que uno tenía que tragar con peñazos infumables, si quería tener alguna credibilidad como persona de izquierdas y comprometida.

Todo esto venía a cuento porque el protagonista de la película era nada más y nada menos que Erland Josephson, uno de los más grandes actores y hombres de teatro europeos, amigo y colaborador de Ingmar Bergman, al que sucedió, si no recuerdo mal, en la dirección del Dramaten de Estocolmo.
Josephson protagonizó la última película de Bergman, "Saraband", que volvía sobre los personajes de la serie "Escenas de un matrimonio", pero varias décadas después.
La película, una reflexión implacable sobre la decadencia y la muerte, cerraba con broche de oro la carrera del Bergman que, como yo, detestaba a Nietzsche.

Hasta aquí mi cosa mental del día, a la que ya no me atrevo a llamar reflexión marxista.

sábado, 16 de julio de 2016

Notas de un blogger.

1.- Los artistas nos seguimos unos a otros en las redes.
2.- Todos los cronopios nos creemos artistas.
3.- Tengo un poder oculto: puedo cortar cualquier conversación absurda sobre las vacaciones, expresando en voz alta mi opinión sobre las playas, el calor y las aglomeraciones de gente.
4.- Cuando tenía once años no había oído hablar del voley playa.
5.- Mi primera novia me hacía dibujitos en la espalda con sus dacs y se meaba en la piscina para ver si el agua se coloreaba.
6.- Creo que ella también era cronopia.
7.- Ocho.
8.- Razón en la nota anterior.
9.- Hace años fui a Istanbul y no me han llamado de ningún medio para opinar sobre golpes de estado.
10.- Incluso me atrevería a decir que con mi opinión sobre la gente bastaría. (Ver nota 3)
11.- Maggie Qualley será una estrella.
12.- Rainey Qualley será una estrella.
13.- El Bósforo es un estrecho que separa las partes europea y asiática de Istanbul.
14.- No estamos locos, sabemos lo que queremos, poquito a poco...
15.- Buenas tardes y buena suerte.

miércoles, 13 de julio de 2016

Poesía - Jorge Arbenz

Así he dormido
hoy
apenas unas horas

Con un miedo al futuro
que me acompaña
desde la cuna Y me abraza

Todo lo hago por mi
amor a ti me repite
Frío
frío su aliento frío su tacto
Frío este miedo
que me acompaña desde
la cuna

Hay un deseo

El cuerpo de Alba que
es asturiana
carne fotografía

jueves, 2 de junio de 2016

Silencio - Octavio Paz

Así como del fondo de la música
brota una nota
que mientras vibra crece y se adelgaza
hasta que en otra música enmudece,
brota del fondo del silencio
otro silencio, aguda torre, espada,
y sube y crece y nos suspende
y mientras sube caen
recuerdos, esperanzas,
las pequeñas mentiras y las grandes,
y queremos gritar y en la garganta
se desvanece el grito:
desembocamos al silencio
en donde los silencios enmudecen.